8 de febrero de 2009

Marzena Broda (1965)

Cerilla


Conmovió la oscuridad,
Pero no me pudo calentar
Su frágil llama.

23.XI.1998

1 comentario:

Angelus dijo...

Cerilla

Quema mis dedos
aguantando los límites
de su ardua llama.


Un abrazo y perdón por rebajar el lirismo del poema original.