6 de noviembre de 2009

Marcin Świetlicki V

Un ángel peculiar

Creía que se trataba de la muerte, pero
no se trataba de la muerte, seguro que no, era
probablemente una antigua novia
de uno de mis antiguos amigos.

O si no, una antigua camarera de algún
antiguo local, aunque no estoy seguro,
me la encuentro a veces en la ciudad,
entre la multitud, el calor sofocante, me mira y

sé quién es, casi, lo tengo en la punta de la lengua,
mi lengua no tiene fin. Ella me mira
atentamente, sin ningún sentimiento, no se trata de la muerte,
es otra cosa, hoy no ha mirado.

De Bajos instintos

3 comentarios:

carmensabes dijo...

Qué espectáculo de poema, me quedo a digerirlo.

ana dijo...

Muchas gracias por el poema. Me hizo mucha ilusión y feliz vuestro poema de Szymborska. ¿habéis leído la traducción al euskera?
Ana gorría

ana dijo...

Os pongo el poema Ejemplo traducido desde vuestra tradución

ADIBIDEA

Ekaitzak
bart zuhaitzaren hosto guztiak bota zituen
bat izan ezik,
utzirik
adar soilean bakarti kulunka dadin.

Adibide honetan
Bortizkeriak frogatu egiten du
bai gogoko duela
batzuetan txantxetan ari izatea.

---
Wyslawa Szymborska, Aquí (Madrid, Bartleby editores, 2009), traducción castellana de Gerardo Beltrán y Abel A. Murcia Soriano. Ene euskarazko bertsioa, hobetzeke.