1 de enero de 2010

Norbert Kulesza (1961)

Satori

Me juré que no moriría
hasta que no encontrara un ritmo
con el que pudiera marcar el compás
del sentido de mi vida

busqué durante años y años
y
lo conseguí
lo tengo:
cuando
al otro lado de la pared el vecino picaba la pared
sonaba el reloj
goteaba el grifo

no moriré

De Buda es mujer

2 comentarios:

carmensabes dijo...

Lapidario, precioso poema.

Gracias.

Abel Murcia abelams77@gmail.com dijo...

Me alegra que te guste.
Saludos,

Abel