18 de enero de 2010

Marian Kisiel (1961)

Lo sé, lo sé con certeza

Este día se ha acabado ya. No: no
debería haber sido así. Todas las horas perdidas.
El sol salió no de la manera que debería haber salido.
El mediodía no fue a mediodía.
No: no debería haber siso así. Todo tiene su
lugar, sus límites, sus leyes. Este día
desapareció no se sabe muy bien cuándo. Contra mi voluntad
fue él mismo el que estableció su orden. Lo sé, lo sé con certeza:
contra mí.

30 de enero de 1990

De Crónica de la noche

2 comentarios:

Angelus dijo...

Pretender que la Naturaleza se adapte a las leyes humanas es presuntuso por nuestra parte, pero es verdad... a veces tenemos la certeza de que un día determinado no debería haber existido en el calendario y que es como un organismo vivo enfrentado a nosotros.
Saludos.

Abel Murcia abelams77@gmail.com dijo...

Curiosa reflexión. Gracias, Ángel.
Abrazos,

Abel