6 de enero de 2010

Grzegorz Olszański II

Bienvenido a Hades

y de repente pensé
en todos esos
establecimientos
listos para convertirte en un cadáver

y abiertos toda la noche.

2 comentarios:

Angelus dijo...

La guadaña no duerme.

Abel, he aprovechado el éxito de crítica para hacer una entrada en mi blog sobre un poema del libro de Szymborska.

Saludos.

Abel Murcia abelams77@gmail.com dijo...

Ya ves. Hades es el nombre de bastantes funerarias en este país, lo cual no deja de tener cierta gracia.
La entrada en tu blog ya la había visto, con su comentario de texto de rigor. Genio y figura, don Ángel, genio y figura.
Un abrazo fuerte.
Abel