7 de junio de 2010

Declaración de amor a mi esposa que junto a nuestros hijos está a punto de salir de viaje en avión


Perdona pero primero

lloraría a nuestros hijos

mi preocupación por ellos

se encuentra en unos privilegiados

túneles de la imaginación

Qué encontraría en ellos exactamente

no lo diré

no quiero por teorizar

tentar a malévolos dioses

Pero en ese extraño y difícil caso

en el que existiera el otro lado

y a ese otro lado

estuviera el tiempo

el desencanto

las lágrimas de rechazo

en ese extraño caso

e increíble

debo suplicarte una difícil paciencia

No te contemplarías inmediatamente

en mi insomnio

Tu ausencia se vertería en mí

como un grasiento aceite

a través de la más fina de las agujas

Tu desaparición se precipitaría en mi naturaleza

como las partículas cancerígenas del amianto

Como el mercurio enterrado en la tierra

Tu silencio no saldría de los depósitos del aire

hasta varias décadas después

Uno de esos

que son yo

moriría con los niños

y se uniría a vosotros en el acto

Pero otro

el que moriría contigo

moriría muy lentamente

Qué harían los demás

¿permanecerían junto al segundo

junto al tuyo

se apoyarían

estarían a su lado

no lo sé

no conozco su naturaleza

no sé a quién pertenecen y para qué

ni siquiera sé si existen

Así que ten paciencia

espera

No vayas volando ni por este

ni por el otro mundo

No te muevas de ahí

o ve en tren


De las no sé cuánto de la mañana

2 comentarios:

Angelus dijo...

Entiendo que es un poema tuyo. Llaman la atención dos aspectos: temáticamente, la aparente postergación del dolor por la amada (¿o se trata de un dolor más profundo, que sale a la superficie sólo con el paso del tiempo?); formalmente, destaca ese verso final anticlímax por su carácter casi coloquial. En cuanto a la ausencia de puntuación, dificulta un poco la comprensión del texto y no entiendo muy bien ese signo de interrogación que no se cierra. Saludos.

Abel Murcia abelams77@gmail.com dijo...

Perdón, perdón y más perdón. No entiendo los problemas que me ha estado dando el blog últimamente para subir algunos de los textos, pero lo de esta vez supera todo lo anterior. El poema es de Jarek Mikolajewski (el sexto que cuelgo) y el signo de interrogación debería cerrarse después de "estarían a su lado?". En cuanto a lo de la puntuación, hay que tener en cuenta que el programa también ha trastocado las estrofas. Mañana cuelgo el poema tal y como debería haber aparecido -si lo logro, claro está-
Gracias por seguir ahí.
Abrazos.