24 de diciembre de 2011

Marzena Broda IV

En febrero de 2009, me enfrentaba a uno de los ejercicios traductológicos que más me apasiona: traducir haikús. Lo hacía precisamente con un haikú de Marzena Broda. Más de dos años después sigo con las mismas pasiones.

Baile de libélulas

Crecen del agua
Y tiemblan en la luz
Como encantadas

De El derecho de los melocotones al trueno

2 comentarios:

carmensabes dijo...

Una preciosidad sin duda.

Gracias por tu trabajo.

Abel Murcia abelams77@gmail.com dijo...

Gracias a ti por darle sentido y feliz 2012.