8 de enero de 2011

Natalia de Barbaro IV

Vine aquí a escribir. Quizá
me vaya sin nada. Vaya a donde vaya
él se quedará aquí: el pino
que no quiso convertirse en papel

De Cuarto oscuro

3 comentarios:

carmensabes dijo...

Parece que si se convirtió en poesía.

Un abrazo.

Abel Murcia abelams77@gmail.com dijo...

Parte de razón no te falta, aunque ¿realmente sabemos algo de ese pino?
Abrazos.

Marina dijo...

Sabemos que nos dio sombra y cobijo, y un murmullo algo inquietante de sus piñas al reventar en cálidas tardes de agosto. Besicos.