4 de octubre de 2009

Atardecer náufrago


2 comentarios:

M dijo...

Muy bonica, parece una poética: la barca el poema, el agua las palabras y ¿qué le toca al poeta? achicar, achicar, achicar.. jaja no me lo tenga en cuenta! un abrazo
martín

Abel Murcia abelams77@gmail.com dijo...

Me parece interesante la imagen del poeta como persona que achica, achica, achica..., aunque me pregunto para mantener a flote qué.

Gracias por seguir el blog.

Saludos,

Abel