2 de octubre de 2009

Aleksander Rybczyński VIII

Un tierno sueño

a veces me hundo
en un tierno sueño

y debería agradecerle
a la Providencia

que al menos así
vienes a verme

De Caligrafía de la oscuridad

2 comentarios:

carmensabes dijo...

No sé pueden escribir estas cosas, supongo que Rybczyński ya sabía que íbamos a morir un poco en cada verso suyo. No, no creo que supiera...

No sabes el placer que me causa visitarte, eres un lujo en la red.

Abel Murcia abelams77@gmail.com dijo...

El lujo sois todos aquellos que le dais sentido.
Gracias.
Saludos,

Abel