5 de noviembre de 2010

Anna Świrszczyńska III

Lágrimas

Una vieja mujer está llorando,
se abraza a las lágrimas
como un pájaro en el nido.
Va cayendo
en la profundidad del llanto.
Se abisma con la cabeza
en el oscuro abismo.
Las lágrimas corren por su cara
como pequeños y cálidos amimalillos.
Acarician el viejo rostro,
se compadecen.

El último placer
de las lágrimas.

De Alegría y sufrimiento

2 comentarios:

Angelus dijo...

Me gusta este poema por ese "regodeo" en el dolor: los animalillos dejando surcos de sufrimiento en el rostro. Saludos.

Abel Murcia abelams77@gmail.com dijo...

Saludos, Ángel.