8 de diciembre de 2009

Leszek Engelking V

Has dejado tus huellas dactilares
en mi piel
en mi sangre
en esos alfileres de fuego que laten en mí

qué tonta
ahora será posible
identificarte

De Y otros poemas

2 comentarios:

carmensabes dijo...

Wauuuuuu

No sé me ocurre nada más.

Abel Murcia abelams77@gmail.com dijo...

Te entiendo.

Saludos.

Abel