30 de diciembre de 2009

Dagmara Sumara II

Goteras, ensenadas

Hoy llevo todo el día empapándome.
Empecé por las botas y el taxi de la línea 1 12.
Por el formulario de pago completamente
empapado. Después hubo metástasis
en las manos, los labios, las piernas. Todo aquello
con lo que pude haberme defendido quedó empapado.

Si fuera supersticiosa, pensaría
que alguien llora sobre mí.
No hay nadie sobre mí.
Vivo en un piso empapado.
Vivo en un personaje empapado.

De Dancing

5 comentarios:

Angelus dijo...

La nieve empapa las calles y la ropa de mis navidades polacas.

Abel Murcia abelams77@gmail.com dijo...

¿Andas por estas tierras? Un abrazo. Abel

Angelus dijo...

Entre Varsovia, Gdańsk y Bydgoszcz me he movido. El 2 regreso. Varsovia nos ha saludado con nieve.
Saludos.

Abel Murcia abelams77@gmail.com dijo...

Cracovia me ha recibido esta mañana con una impresionante nevada. Ahora estoy volviendo a Varsovia. Igual hasta compartimos algún que otro rincón sin saberlo. Abrazos,

Abel

Angelus dijo...

Abel, ya te comenté cuando te acercaste por Sevilla que fue una pena no poder vernos, ahora va a ser nuevamente imposible: en Gdańsk me quedo hasta la vuelta (deberes familiares). A ver si alguna vez coincidimos más allá de estos encuentros virtuales gracias a tu blog. Un abrazo.